VIAJE A UK, día 6: Migrañas londinenses

10 Jun VIAJE A UK, día 6: Migrañas londinenses

Hoy tuve mi primer “día libre” para vagar sin rumbo por Londres. Como estaba un poco perdido decidí salir en la boca de Metro más céntrica que encontré. Me pasé la mañana recorriendo la zona de Trafalgar Square, Oxford Square etc… mucha tienda española, por cierto. O mejor dicho, mucha tienda del tito Amancio Ortega.

Aproveché mi soledad para hacer alguna que otra cosa friki, como entrar en la Apple Store de Regent Street y jugar un poquito con el iPad.

Al mediodía me empezó a doler la cabeza un montón. Suerte que en Inglaterra, las farmacias son como pequeños supermercados que hay cada pocas calles. Entré en una y compré paracetamol. Pero la migraña no cesó.

A pesar de la cabeza, cogí el metro hasta White City, para entrar en la BBC y tratar de ver el recinto en una visita guiada. El problema es que no se pueden solicitar citas en el propio edificio, sino que hay que solicitarlas antes vía web. Para la próxima, planificaré mejor el viaje, ¡maldita sea!

Entre el dolor de cabeza, el hambre y la frustración por no poder ver la tele por dentro, me metí en lo que me pareció un centro comercial a comer algo. Me pareció por fuera un centro comercial, pero por dentro resultó ser el centro comercial más grande de Londres: Westfield. Tan grande que a la entrada hay varias pantallas táctiles que te ayudan a hacer un itinerario por el centro para llegar, sin perderte, a las tiendas que buscas.

Además, tiene unos cines nuevecitos del trinque y tuve la idea feliz de entrar a ver una peli, porque en ese momento mi cabeza estaba a punto de estallar y necesitaba oscuridad. Total, que entré a ver Iron Man 2, que la tenía pendiente. Peor que la primera, pero no tan malísima como me habían dicho.

La cuestión es que la cabeza cesó y llegó la mejor parte del día que fue visitar a unos viejos amigos de facultad, que llevan cuatro años viviendo en Londres, casadetes  y esperando un retoño (que como dijo él, está al 95% downloaded). Cenamos chino para llevar en su piso de Greenwich y finalmente cayó la noche.

Mañana por la tarde toca visita larga al Museo Británico. Por la mañana…ahh, quién sabe.

No Comments

Post A Comment