VIAJE A UK, DÍA 2: Conduciendo por la izquierda

07 Jun VIAJE A UK, DÍA 2: Conduciendo por la izquierda

ambulante violinistaSegundo día en UK. Hoy comenzó nuestro pequeño roadtrip por el sur de Gran Bretaña.

Después de un desayuno bestial en el Citystay Hotel donde nos hospedamos anoche, nos  trasladamos, maleta al hombro, al centro de la city para recoger un Focus gris que teníamos reservado para alquiler. Tras dos horas de trámites y café para llevar, arrancamos hacia nuestro primer destino del día: Bath.

Bath es una pequeña ciudad que tiene este nombre porque en el centro hay unos antiguos baños romanos. Paseamos por sus calles marrones, sacamos muchas fotos (pronto colgaré algunas) y vimos muchos artistas callejeros. Uno de ellos nos dejó muy sorprendidos porque estaba tocando el violín mientras caminaba por una cuerda suspendida en el aire.

Tras un perrito caliente y una clara de limón, llegó mi turno para coger el coche hacia nuestro siguiente destino, Clevedon.

Y aquí llego una nueva experiencia en mi vida: conducir en un país de zurdos. Me puse al volante del Focus y tras una incorporación un poco aparatosa al carril correcto, poco a poco, fuí adaptándome a tomar rotondas por la izquierda, ver como me adelantaban deportivos por el lado que no es, etc…

Siendo un zurdo redomado, creo que en poco tiempo conseguiré conducir con tranquilidad. De momento, los nervios hacen que esté atento a todo, y eso no es malo.

Llegamos a Clevedon, donde nos hospedamos esta noche. Se trata de un pueblo pequeño a unos 40 minutos de Cardiff. Nuestro hotel no es un hotel, sinó una explanada gigantesca llena de casitas prefabricadas (little boxes on the hillside…) con su cama, su cocina y su baño. Un sitio muy tranquilo con un estanque de patos y un té no demasiado bueno.

Dejamos las maletas, nos tomamos algo rápido y de nuevo me puse a los mandos del Focus rumbo a Cardiff, capital de Gales.

Por azares del destino, hoy se celebró en esta ciudad un partido de Rugby entre la selección galesa y la sudafricana. Llegamos una hora después de finalizar el encuentro y nos vimos inmersos en una marabunta de gente completamente borracha a las 7 de la tarde. Además, cada cinco minutos nos cruzamos con despedidas de soltero/a. Total, que nos encontramos una ciudad repleta de pubs repletos de borrachos que nos hizo replantearnos si realmente en Galicia la gente se excede con el alcohol o somos simples aficionados.

Cenamos en un restaurante italiano (sí, lo se, somos así…) en el que sonaba música española y acabamos la noche en un pub gigantesco escuchando The Cure mientras una de las despedidas de soltera montaba un espectáculo en la pista de baile.

Esta noche volvimos a discutir sobre muchos temas y me he planteado contaros cada noche nuestras discusiones más acaloradas, aunque sea en forma de titular. Esta noche le hemos dado un repaso a la religión, la demostración (o no) de la existencia o no existencia de Dios y sobre lo lucrativo que sería montar un pub estilo inglés en una ciudad como Coruña.

El viaje de vuelta fue más largo de la cuenta porque nos pusimos a darle un repaso al final de Lost y nos despistamos en dos ocasiones de nuestra ruta.

Ahora es tarde, muy tarde y no tengo conexión a Internet, así que escribo este segundo capítulo a la espera de poder conectarme mañana.

Hablando de mañana, nos hemos prometido todos madrugar mucho y visitar el castillo de Cardiff antes de continuar nuestra ruta rumbo a un parque natural, pero esa amigos, es otra historia que contaré en el siguiente post.

¡Abrazos!


No Comments

Post A Comment