[Viaje a N.Y.] Times Square y Cía, flipando todo el día

05 Oct [Viaje a N.Y.] Times Square y Cía, flipando todo el día

Vaya día!! Hoy nos pasamos toda la jornada sin poder cerrar la boca de la impresión. La zona de hoy era Times Square y alrededores. Al salir de la boca del metro plas! Nos encontramos con un desfile de carrozas, pero no amigos, no era el típico desfile de San Patricio, o el de los chinos con sus dragones, era el día del Orgullo Koreano. Pero vamos, como en las pelis.

Paseamos cerca del Macy’s de Broadway y llegamos al Madison Square Garden. Ya solo la entrada es impresionante. Por esta zona además, hay unos hotelazos de esos de limusinas y coches de lujo con aparcacoches recibiendo propinas exageradas.

Un poquito más allá vimos el que en su tiempo fue el primer rascacielos de Nueva York, el Flatiron Building, que tiene forma de plancha y así le llama la gente. “Solo” 21 pisos. Pero todavía no había llegado lo mejor.

Comenzamos a recorrer la 5ª Avenida por la Biblioteca Pública de Nueva York, que también estamos cansados de ver en las películas (juraría que es donde se refugian en “El Día de Mañana”). Impresionante, en dos palabras.

Comimos por la zona y llegamos a la Estación Central, que también hemos visto en el cine. Allí confluyen muchas bocas de metro, tren, buses, etc… Había una boda allí y los novios se estaban sacando fotos en plena estación. Comentario de Fa: ¿Os imagináis que en Coruña la gente fuera a sacarse fotos a la estación de buses?

Justo al lado de la Estación Central está el edificio Chrysler, que es impresionante desde fuera pero no dejan entrar sin autorización.

A partir de aquí comenzó el lujo y la exageración. Tiffany’s, Versace, Zara (jeje), Gucci y todas esas marcas que se os vienen a la cabeza tienen su “sede central” en la Quinta Avenida. Hasta la tienda de Lindt, uno de los chocolates más ricos del mundo.

Y por fin, tras mucho caminar, justo en la esquina de la Quinta con la 59, llegamos a la Apple Store. Toma manzana! Rober y Juan se empaparon tanto del rollito Apple que se compraron cada uno un Ipod Touch de los nuevos. María se está planteando comprar un macbook y Pili le empezó a entrar por el ojo el Touch también. Vamos, que los estoy pasando al lado oscuro. Por cierto, la tienda a rebosar de gente, colas enormes y mucho friki chic.

Salimos de noche de allí y nos dirigimos al lugar más flipante que hemos visto hasta ahora en Nueva York: Times Square. Que despliegue de pixeles gigantes!!! En la plaza donde comienza la zona de Broadway de los musicales empezamos a abrir la boca como tontos mirando al cielo. Todos los edificios tenían pantallas gigantescas (la mítica del anuncio de Cocacola y muchísimas más) y había tanta gente que era imposible caminar. Allí está la tienda de discos más grande del mundo (Virgin), el Toys’r’us más grande del mundo (tiene un tiovivo dentro…) la MTV Store, un centro de reclutamiento para el ejercito (lleno de lucecitas atrayentes para los incautos americanitos), hoteles de lujo y muchas cosas impresionantes.

Uno de esos hoteles es el Marriots y allá fuimos porque nos enteramos de que había un restaurante llamado The View, en la parte más alta del hotel, que giraba alrededor de su eje con unas vistas impresionantes. Efectivamente, allí llegamos tras subir en un ascensor express que subió 48 pisos en 10 segundos. Entramos y nos dieron una mesa para seis. Vimos los precios y quisimos huir, pero un día es un día, así que cada uno nos pedimos un coctel (Fa un Cosmopolitan para homenajear a Sexo en Nueva York) y disfrutamos de las vistas mientras el restaurante giraba lentamente. Vamos, que nos dimos un homenaje a lo ricos y famosos.

Bajamos y cenamos en pleno Times Square, concretamente en el Bubba Gump…os suena de algo este nombre?? Siiiii!!! Es el restaurante que montarían Bubba y Forrest Gump, todo con platos de gambas. Vaya sitio! Los platos geniales, la ambientación perfecta, las vistas… En las mesas había dos carteles, uno ponía “Run Forrest Run” y el otro “Stop Forrest!”. Si ponías el segundo encima del primero, venía un camarero a atenderte, jajaajaj.

Salimos de allí petados y ya con ganas de irnos al hotel, pero antes pasamos por el Hard Rock que estaba al lado para sacar una foto. Un día flipante, chicos.

Hoy domingo toca cambio radical, porque nos vamos al Harlem a una misa y por fin comeremos en la Casa de Galicia. Os cuento por la noche o mañana por la mañana.

No Comments

Post A Comment