Reglas de oro en comedia: adáptate o muere