¿Qué importa el respeto cuando tienes el billetero repleto?