QDC 2×14: De como entre garrafones y cuñaos uno no gana para disgustos