¿Puede la corrección política acabar con la creatividad y el sentido del humor?