La democracia somatiza sus problemas