El graznido de los patos sí produce eco

14 Nov El graznido de los patos sí produce eco

NOTA: Este texto inaugura “No cabe duda”, un pequeño podcast donde publicaré audios que no tienen cabida en ningún otro sitio. 

Buenas tardes, queridos oyentes. Recuerdo una tira cómica de hace unos años que decía que el graznido de los patos no provocaba eco. Entonces aparecía un pato y se ponía a graznar frente a una montaña y nada, el eco no llegaba. Al final de la tira, el pato se enfadaba y en lugar de graznar lanzaba un exabrupto.

Me he acordado de esta tira a cuento del graznido de otros patos, la familia de CUAC FM, la emisora comunitaria de Coruña, que desde hace unas semanas ha tenido que dejar de emitir en la FM por un expediente sancionador interpuesto por la Xunta de Galicia por carecer de licencia. Una licencia que CUAC FM lleva pidiendo desde hace 21 años y que, casualmente, la Xunta de Galicia no le ha concedido. Vaya usted a saber por qué.

CUAC FM es uno de esos proyectos necesarios en la ciudad. Las radios comunitarias no son radios comerciales, no compiten por publicidad ni necesitan audiencias masivas. Son proyectos ciudadanos que sirven como labor social y permiten ejercer a quien quiera el derecho fundamental a la comunicación. En la mayoría de los países civilizados las radios comunitarias gozan de gran salud, reciben subvenciones y son condecoradas por su labor para con la comunidad a la que pertenecen. Igualito que en España, oiga.

Yo comencé mi andadura radiofónica en CUAC FM, como tantos y tantos compañeros que ahora están desperdigados por muchos medios de comunicación. La radio llegó como una broma, como un experimento, como un juego. Pero la radio vino para quedarse en mi. Pasé muchos años haciendo programas en CUAC FM, con la libertad y la satisfacción de poder expresarme sin censura. Pero no solo hice radio, sino que aprendí una serie de valores que solo el asociacionismo puede enseñar.

Aprendí a compartir conocimiento, a crear entre todos algo más grande que la suma de nosotros, a dar sin esperar nada a cambio, a debatir de forma civilizada, a sacar petróleo de donde no hay recursos y, sobre todo, a conocer otras realidades que conviven en mi misma ciudad, en el portal de al lado, en el barrio de enfrente.

CUAC FM es cantera, escuela y hogar. Y los graznidos de CUAC FM si producen eco. Un eco que resuena en cada colectivo desfavorecido, en cada barrio y en cada vecino que alguna vez se ha asomado a los micrófonos amarillos del Estudio José Couso de A Zapateira. Porque CUAC FM no es una radio para escuchar, sino una radio para construir.

Por eso quisiera aprovechar para pedirles a todos ustedes que firmen el manifiesto que podrán encontrar en la web de CUAC FM por el derecho a comunicar. Hagamos entre todos que la Xunta recapacite y permita que este proyecto, que comenzaron unos locos hace 21 años en la universidad, pueda seguir vivo muchos años más.

Que viva la radio y que viva el derecho a la comunicación. #CuacResiste.

No Comments

Post A Comment