Efemérides neoyorquinas

29 Sep Efemérides neoyorquinas


Hoy hace un año que pisamos la cima del mundo. Desde que nos bajamos del último avión supe que aquel no iba a ser un viaje cualquiera. La sensación que me viene a la cabeza ahora mismo es la de atravesar el cristal de mi televisor y meterme en un sitio que tenía grabado en la retina mucho antes de visitarlo.

Hoy hace una año que monté en un cab pirata, que comí mis primeros pancakes y que practiqué mi inglés con una señora que resultó ser andaluza.

Hoy hace una año que preparamos nuestros itinerarios para no perdernos nada. Luego llegaron las cámaras de televisión en Wall Street, con la crisis económica mundial azotando la bolsa. Y la caricatura, nada fiel a la realidad, que nos hicimos frente a Staten Island.

Y la señora loca rodeada de gatos que nos advirtió que volviesemos en el Ferry, que ya era de noche, y que a no ser que quisieramos «crack del bueno», lo mejor era regresar a la Gran Manzana. Thank you for the advice!

Recuerdo como gritamos «oh my god!» cuando vimos a Michael Douglas y C. Z. Jones cerca del Museo de Historia y cuando nos inventamos canciones introduciendo «I want to see my boy right now» en la letra (en homenaje a Michael de Lost). Recuerdo el paseo por el Village pensando que nos encantaría vivir ahí, cerca de la casa de Mónica y Rachel.

Hace un año que cruzamos el puente de Brooklin para cenar en la pizzería que frecuentaba La Voz y hace un año que cantamos y bailamos en cada esquina su «New York, New York«.

Nos metimos en una serie de televisión, literalmente, pues prácticamente chocamos con el rodaje en plena calle. Flipamos en el Rockefeller, yo el que más, al estar a escasos metros de la meca del humor, el plató del Saturday Night Live.

Comimos perritos a precios abusivos y vimos actuaciones en live. Cogimos tortícolis de tanto mirar rascacielos y aplaudimos como locos viendo Chicago en Broadway. Nos empachamos en el Bubba&Gump y nos sentimos snobs tomando un Cosmopolitan en The View.

Hoy hace un año y por eso quería recordarte en estas lineas. Vete preparándote, porque la próxima vez te buscaremos las cosquillas en tus recovecos, te interrogaremos hasta exprimir todos tus secretos y te obligaremos a que te quedes con algo nuestro, como nosotros hicimos contigo la primera vez.

See you soon, NY!

No Comments

Post A Comment