Curso de comedia: La importancia de decir que sí (a actos benéficos)

26 Jun Curso de comedia: La importancia de decir que sí (a actos benéficos)

Estamos cansados de leer en todas partes la importancia de saber decir que no. Que las grandes carreras se logran a base de saber decir que no a tiempo, que incluso diciendo que no podemos ser asertivos, que decir no es más fácil de lo que uno se cree etc…

Vale, sí, yo acepto todas esas veces en las que tenemos que decir que no por salud, por falta de tiempo o porque sencillamente lo que nos proponen es una basura. Pero…¿Qué me decis de lo importante que es decir que sí? ¿Y de lo difícil que es saber cuándo algo que debería ser un no, puede ser un sí beneficioso?

En estos años de cómico en innumerables ocasiones me han llamado para realizar actos benéficos y en general acepto actuar gratis si se cumplen estas premisas:

  • La causa me interesa y me parece noble.
  • Nadie cobra, ni el resto de artistas ni el personal técnico.
  • Si las cuentas son claras y el dinero se destina íntegramente para la causa.
  • Si se cubren, al menos, los gastos de desplazamiento.
  • Si tengo disponibilidad de fechas.
  • Si no afecta a mi salud o a algún aspecto de mi vida privada.

 

Me parece importante recalcar el hecho de que nadie cobre en un acto benéfico. Si alguien cobra, además de ser injusto para el resto de implicados, indica un doble rasero por parte de la organización que no debería ser admisible. También es importante saber en todo momento qué se va a hacer con el dinero recaudado y saber las cantidades exactas. Y por supuesto, aunque la fecha la tengamos disponible, tengamos un poco en cuenta nuestra salud y nuestra vida privada. A veces, simplemente, hace falta descansar (esto es una de las cosas que más me cuesta a mi aceptar).

¿Tiene algún beneficio personal y profesional actuar en un acto benéfico?

Sí, yo diría que tiene muchos beneficios. Además de la satisfacción personal que puede ser colaborar con una buena causa, existen otros beneficios claros. Los repasamos:

ACTUAR EN NUEVOS ENTORNOS

Muchos actos benéficos se celebran en teatros y salas grandes a las que un cómico de provincias no suele acceder de forma fácil. Actuar en un teatro es una experiencia única y nada tiene que ver con actuar en bares y tabernas. Yo he tenido la suerte de subirme a teatros de toda Galicia en actos benéficos y os aseguro que es otro mundo. Algún día hablaré de las diferencias entre actuar en un teatro y un bar, además de las evidentes. Pero otro día…

Como decía, actuar en nuevos entornos nos ayuda a curtirnos y a entender cómo tendríamos que modificar nuestro espectáculo para adaptarlo a dichos entornos. Nos hará más todoterreno. Además también aprenderemos cosas como a indicar el rider técnico al personal del teatro o a trabajar bajo escaleta. También hablaremos de esto próximamente.

ACTUAR CON OTROS GRANDES ARTÍSTAS

En muchas galas benéficas compartes escenario con artistas que llevan mucho más tiempo que tú encima de los escenarios y eso en sí ya es un lujo. Además ellos van a ver tu material y si les gusta, probablemente te recomienden allá donde vayan. Y por supuesto, conocer a gente del mundillo que te pueda aconsejar y con la que puedas tener tratos en el futuro es siempre interesante.

TE VERÁ GENTE QUE NORMALMENTE NO TE VE

Los organizadores de actos benéficos suelen invitar a autoridades y personalidades de la vida pública del lugar, con el fin de reclamar su atención sobre la causa o bien como reclamo para que asistan otras personas. De repente, estarás en un escenario enorme, compartiendo cartel con grandes artístas y con la oportunidad de que te vea gente con alto poder adquisitivo o cargos relevantes en empresas públicas o privadas, a los que puedes gustar y pueden solicitarte (ya cobrando) para alguna actuación.

Os aseguro que en la mayoría de las actuaciones benéficas en las que he participado ha habido una o dos personas del público que me han contactado para actuaciones posteriores. Lo que me recuerda una última cosa importante…

Actúa como si cobrases

Nunca olvides que eres un profesional y que si aceptas una actuación sin cobrar por una buena causa debes dar el todo por el todo. Sigue siendo trabajo, aparentemente no remunerado, pero con muchos beneficios por recoger. Cúrratelo y da el todo por el todo. Si tienes quince minutos en el escenario, que sean quince minutos rompedores, que la gente sienta que la donación que ha dado para la causa tenga, como mínimo, la recompensa de una buena actuación.

La organización, el público, tus posibles futuros clientes y los beneficiarios de la gala te lo agradecerán y no se olvidarán de tí. Y eso, en este oficio, es casi tan importante como el dinero. 

No Comments

Post A Comment