Crisis de identidad…he perdido el carnet

19 May Crisis de identidad…he perdido el carnet

carnet 

No es cierto, pero podría pasar…Si uno perdiese el carnet de identidad dejaría de pertenecer a ese gran club que es la sociedad española, no? 

 He estado pensando y he conseguido recordad el primer carnet que tuve en mi vida y fue el carnet del Club Chispas, que venía con "Mi primera colonia Chispas" que causó furor en los años 80. El caso es que tenía un carnet para mi solito, blanco y con unas bandas azules, y lo mejor: con mi foto! Uno se sentía importante, y además, olía bien. ¿Se podía pedir más?

 Pues si, porque desde entonces he tenido muchos carnets así que voy a intentar recordar los más destacados:

Carnet de socio de la biblioteca infantil pública de Ourense: Este era como la tarjeta de seguridad de una cámara acorazada, en plan peli de espías, y podías acceder a la biblioteca infantil, donde me leí todos los libros de papiroflexia y marquetería que había…

Carnet de conducir: Este me dió acceso al increible mundo de los conductores. Eso si, no me cabía en la cartera fosforita que tenía en aquella época (de esas que conseguías en el "tiro" de las fiestas de los pueblos si le dabas a un palillo con una escopeta de balines trucada) así que tuve que comprarme una cartera de "señor".

Carnet del Club Carrefour: Este es muy reciente y me ha dado acceso al maravilloso mundo de las ofertas y los descuentos de ese centro comercial proletario llamado Carrefour a.k.a. Carreful. Allí uno puede encontrar de todo, manoseado, pero de todo. Mola…

Carnet del Studio 80: Este pasó por mis manos pero duró poco. Se trataba de un local exclusivo que abrieron en una zona de marcha de Coruña y que solo podías entrar en él si tenías el carnet. Pasabas la banda magnética por un "chirimbolo" y entrabas. Duró poco la dinámica, porque no entraba ni dios. 

Carnet del Aqua Terrae: Este no es mío, pero lo tenía un colega. Descuentos increibles (de céntimos…) en una tienda de comida elitista.

Carnet del Xabarín Club: Este carnet marcó un antes y un después en la vida de los niños gallegos. Durante el reinado de Songoku I, el cochino jabalín consiguió reclutar a más de 30.000 niños de toda galicia, que flipaban al ver su careto el día de su cumpleaños en la televisión, justo antes de que Freezer se cargase el planeta Namek.

En fin, seguro que tengo muchos más. Cuando rebusque entre mis cajas de recuerdos haré una segunda parte…

¿Qué hay de vuestros carnets extraños?

No Comments

Post A Comment