Borrón y cuenta nueva

19 Sep Borrón y cuenta nueva

Fecha de emisión: 12/09/2013

Muy buenos días, gente despierta. Hoy he visto un video en Internet que me ha impactado muchísimo. Un hombre se despierta de una operación quirúrgica con amnesia y su mujer lo está grabando con el móvil. Él no reconoce a su mujer y le pregunta que quién es y si la han enviado los doctores. Ella le dice que ha estado cuidándolo y que es su mujer.

Entonces el hombre se queda totalmente anonadado y, gracias a los efectos de la anestesia, dice lo primero que le pasa por la cabeza: “oh dios mío, ¿eres mi mujer? Pero si eres preciosa, ¡no me lo puedo creer!” Vamos, que se queda totalmente prendado de su mujer, como si la viese por primera vez. El video es muy divertido y sorprendente.

El caso es que he pensado en lo extraño e interesante que sería poder volver a empezar, resetear, hacer borrón y cuenta nueva. Imaginen que pudieran volver a enamorarse perdidamente de sus parejas, como si fuese el primer día. Imaginen volver a sentir por primera vez las cosas a las que estamos tan acostumbrados.

Imaginen que pierden la memoria y al despertar les dan por primera vez una onza de chocolate o un helado, o un caramelo. No recordamos cuándo probamos cualquiera de estas cosas por primera vez, pero tuvo que ser espectacular.

Imaginen subirse a un columpio y notar por primera vez ese vértigo en el estómago cuando subes a lo más alto, o bañarse en el mar, sentir el agua que es algo que no es sólido y que al pisarlo se hunde.

Imaginen hacernos una herida y sentir dolor, la sangre, el escozor. Nos moriríamos de miedo. Pero imaginen que alguien nos cura y nos consuela. Sentir por primera vez el calor de sentirse arropado.

Pero imaginen cosas tan básicas como dormir y despertarse. Descubrir que hemos estado varias horas inertes, desconectados. O tener un sueño o una pesadilla y ver que no ha ocurrido realmente. Cosas tan básicas como, y perdonen la escatología, sentir ganas de ir al baño por primera vez.

Imaginen volver a empezar con los demás, darles una segunda primera impresión, olvidar los prejuicios y las rencillas. Mirar a alguien que conocemos de toda la vida como si fuese la primera vez y decir, abiertamente, lo que nos produce su presencia.

Imaginen no tener filtros culturales y ser totalmente humanos, dejar los colores políticos, las religiones inventadas, las reglas de protocolo, los corsés, las cremalleras, los pestillos, las cajas fuertes, la ropa interior y las corazas. Imaginen que después de todos estos años viviendo atrapados por el qué dirán, empezamos de cero y somos lo que siempre quisimos ser.

Hoy me he levantado con este pensamiento y así, sin filtros y con legañas en los ojos, les digo:

Que tengan un buen día.

Podcast, minuto 32:30

No Comments

Post A Comment