Amor – odio las nuevas tecnologías

27 Dic Amor – odio las nuevas tecnologías

Fecha de emisión: 30/09/2013
Minuto 33:30

Buenos días, queridos despiertos. Hoy escribo este diario en una hoja de papel porque mi querido ordenador ha decidido hacer huelga y se niega a arrancar. Fallo general del sistema, dice la pantalla. Y por un momento he pensado que se refería al capitalismo, pero no.

La relación que tenemos con nuestros ordenadores es prácticamente la misma que tenemos con nuestro jugador de fútbol favorito. Cuando marca goles es el mejor del mundo y cuando falla lo que no se puede fallar decimos que su fichaje fue tirar el dinero. Con el ordenador pasa lo mismo. Cuando nos ayuda en nuestra vida a hacer cosas tan dispares como escribir un diario, echar un solitario o incluso ligar, nuestro ordenador es un amor y lo queremos con locura. Pero en días como hoy, que todo falla, dan ganas de tirarlo por la ventana.

El caso es que la informática y las mal llamadas nuevas tecnologías, que de nuevas tienen ya muy poco, ya son parte de nuestras vidas y tenemos que convivir con ellas en las duras y en las maduras. Nos facilitan la vida, sí, pero nos generan dependencia y  cierta adicción. Cuando me compré un GPS lo llevaba siempre conmigo, era «mi tesoro» y por ejemplo, cuando me preguntaban si sabía donde está el baño de un bar, lo consultaba en la pantallita. «Diríjase al fondo y gire a la derecha. Su destino estará a la derecha.»

Y luego están las tablets, que son como teléfonos gigantes o ordenadores pequeñitos, no se sabe muy bien como definirlas, pero sirven, básicamente, para que se te acabe borrando la huella de los dedos. Todo se hace con los dedos, por eso se llama era digital. Antes usábamos el ratón, pero es siempre mejor usar los dedos que usar animales.

Ahora bien, de toda la nueva cacharrada que nos venden en las tiendas, hay una que me resulta especialmente irónica. Las Smart TV. O sea, las televisiones inteligentes. Toda una vida llamándola caja tonta y ahora los fabricantes nos devuelven el insulto con un nuevo tipo de televisión que es tan lista que incluso podría acabar sabiendo nuestra programación favorita. En mi caso, lo tiene fácil, porque yo solo veo la 2, como el resto de los españoles.

En fin, queridos despiertos, yo siempre defiendo y defenderé el uso de las tecnologías para mejorar nuestra calidad de vida, pero no nos pasemos, porque comprar una tablet para acabar usándola de calculadora o utilizar el móvil para enviar mensajes a la persona que tenemos de frente, no es de recibo.

En cualquier caso, les dejo hasta mañana porque parece que mi ordenador está volviendo a la vida. Que tengan un buen día.

 

No Comments

Post A Comment